Bodegas Videva

Bodegas Videva

Etiqueta representativa de las desaparecidas: «Bodegas VIDEVA», en Valdepeñas, fundadas en la década de los años 60 del pasado siglo por un grupo de elaboradores de cosecha propia que se unieron para crear la citada empresa vinatera, entre cuyos fundadores estaban: Antonio Medina, Fernando Ortiz, Blas Megía, Valentín Alcaide, Hnos. Abarca… y, cuyo gerente fue el conocido Enrique Martín- Peñasco López, uno de los hombres del vino más prestigiosos que tiene Valdepeñas, ya que, fue Presidente del Consejo Regulador de la DO: Valdepeñas, fundador de la Cofradía de los Mayorales del Vino, enólogo titulado propietario de: «Bodegas Sinforoso», miembro de la cuarta generación, ya que, fueron fundadas en 1880 por su antecesor Antolín López.
MARCAS
Entre las marcas de VIDEVA, destacaba: «Videva» (2º Año), que era un vino criado en tinajas de barro, en su bodega de la calle: Travesía Horno, 16 -todavía se conserva el precioso cartel de baldosines de cerámica de vivos colores pintados a mano-.
Dicho vino excelente estaba acogido a la DO: Valdepeñas y lo elaboraban en los tipos: blanco, tinto y rosado, cuya graduación oscilaba entre 12´3 y 12´8 º, hecho con uvas: Airén y Cencibel y embotellado en botella: «Bordalesa» para blanco y tinto; «Rin», para el rosado. Su aroma era fresco y suave con cierto perfume a hierba fresca (Heno recién cortado). Y su gusto -al ataque- era franco y suave, sabroso y tierno en el paso de la boca: armonioso en el posgusto. El citado vino, fue seleccionado 2 años consecutivos entre los 100 mejores vinos de España por la reputada revista: «Gormets».
OTRAS MARCAS
Además, también elaboraban, embotellaban y comercializaban otras marcas, entre las que sobresalen: Videva, Sinforoso, Animoso, Viejo Videva, Gran Videva, Pago Lucones, Don Seguido, Rehala…, así como en los últimos tiempos de esta emblemática bodega también comercializaron un extraordinario vino blanco envejecido en toneles de madera de roble, bajo la marca: «Siglo XIX», cuya original etiqueta indicaba: «Este vetusto vino ha sido encontrado en una viejas barricas de roble americano procedente de la cosecha de 1890.
Videva, S.A. se siente orgullosa de poder ofrecer a sus clientes y amigos este exquisito vino que sólo ha podido obtener una cantidad muy limitada».
Igualmente, embotellaron y comercializaron vino de otras bodegas de Valdepeñas, que tuvieron mucha nombradía en su época, pero que por unas circunstancias u otras cerraron sus puertas, entre las que cabe citar: «Bodegas Morenito» y «Bodegas VESMAR».
Esta bodega llegó a tener 22 trabajadores fijos y abastecía el mercado nacional y también el de algunos otros países a los que exportaba sus caldos. Tenía una elaboración de 120.000 arrobas, que, convertido a litros son la nada despreciable cantidad de 1.920.000.
VIDEVA: HISTORIA DEL VALDEPEÑAS.
En fin, que: «Bodegas VIDEVA» también forma parte importante de la historia del vino de Valdepeñas y sus bodegas, que abastecieron con sus caldos los bares, tabernas, mesones, casas de comidas, figones, restaurantes… de esta piel de toro, en la que cada vez se elaboran mejores vinos, pero el consumo nacional desciende, mientras la exportación cada vez es mayor, como lo demuestran las ventas a más de 115 países que ya tienen bodegas valdepeñeras como Félix Solís o Los Llanos, junto a otras más pequeñas, pero que elaboran vinos extraordinarios, entre las que sobresalen: «Bodegas Juan Antonio Megía e Hijos (Corcovo) y Miguel Calatayud (Vega Val Plata», entre otras.
DEDICATORIA
Y pongo punto y final dedicando este texto a mi querido amigo y paisano Enrique Martín-Peñasco López, uno de los hombres que más ha luchado por el vino de Valdepeñas y que no ha recibido ningún reconocimiento digno de tenerse en cuenta, algo que es muy propio de los Valdepeñeros con sus conciudadanos.
Un abrazo báquico para todos los lectores/as de este artículo escrito con la sangre roja de mi corazón de amante del vino y su cultura milenaria, dado que, no en balde soy nieto, hijo, sobrino y primo de bodegueros: «Bodegas Brotons», fundas en 1920 por mi abuelo Joaquín Brotons Fenoll y en las que trabajamos cuatro generaciones hasta su cierre en 1992; bodegas a las que años después de su cierre el Pleno del Ayto. de Valdepeñas aprobó el rotular una calle de la: «Ciudad del Vino» con el nombre de «Bodegas Brotons», tras casi 100 años elaborando vinos de calidad.

Relacionado

Inicia un chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?