La Solana se echó a la calle para saludar a la feria del reencuentro

Inauguración Feria de La Solana

La Solana se echó a la calle para saludar a la feria del reencuentro

@AyuntamientodelaSolana

@ayto_lasolana

 Aurelio Maroto

Ya lo dice la canción: “Larga es la espera…”. Pero así sabe mejor, veámoslo de esa manera. Los nostálgicos de los gigantes y los cabezudos, del corte de cinta, del izado de la bandera y del encendido de luces en el ferial han vuelta a tener su ración de magia. Porque la inauguración de la feria tiene algo de magia. O mucho. Por eso, este viernes se llenaron las calles de nuevo para el pasacalle de inauguración de la Feria y Fiestas de Santiago y Santa Ana.

A las 9 en punto, como manda la tradición, la Banda de San Sebastián hizo sonar sus tambores, si esperar a nadie más que al reloj. Se puso en marcha el primer carrusel, con Don Quijote y Dulcinea desde sus azoteas, con los cabezones dando vueltas, con los tétricos personajes de ‘Juego de Tronos’ como invitados; después, la Banda Municipal, interpretando alegres marchas seguida por el cortejo de autoridades, con alcalde de estreno, al que arropó el presidente de la Diputación y el pregonero entre medias de ambos. También acudió la delegada provincial de Bienestar Social, la solanera Manuela González, y uno de los vicepresidentes de la Diputación, el también solanero Manuel López-Alcorocho. Concejales de todos los grupos de la Corporación Municipal, con sus portavoces al frente, seguían detrás. Ante tal despliegue, la gente miraba y cuchicheaba. Los niños también miraban, pero sin cuchicheos, solo absortos ante el desfile colorista.

Primera parada a la entrada del parque. Corte de cinta y trocitos de la bandera nacional para unos y otros. Después, otro momento solemne, el izado de la bandera de La Solana, que rompe un poco el cuello a todos mientras sube a la vez que hace subir la autoestima de un pueblo que cuida sus tradiciones, y esa es una. Suena el himno local y muchos miran a su alrededor. Hay luces junto a la emblemática fuente central, donde sábado y domingo habrá verbena. Una novedad del programa oficial.

La comitiva oficial continuó curveando entre casetas y tiovivos, entre feriantes ávidos de reactivar la actividad tras dos años leoninos. La Solana siempre ha sido una buena plaza donde aparcar. Una feria grande con ambiente grande. El séquito siguió su camino rumbo al teatro ‘Tomás Barrera’. Quedaba el pregón, pistoletazo de salida a la feria del reencuentro. Pero eso lo contamos en otra crónica. Lo importante es que el Apóstol Santiago y la abuelica Santa Ana ya están aquí. Toca trabajar para que muchos disfruten. Y toca disfrutar que algunos trabajen. Se llama simbiosis.

Relacionado

Inicia un chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?