Opinión: Bodegas La Gloria y La Constancia

Opinión: Bodegas La Gloria y La Constancia

Publicidad de las bodegas: «La Gloria y la Constancia», fundadas en 1850, en Valdepeñas, propiedad de don Ramón Caravantes, que- junto a Domingo Ruiz de León y Bodegas Bilbaínas- elaboraba en depósitos de roble, lo que ocasionaba que obtuviera unos tintos extraordinarios, que vendía en toda España y en el extranjero, siendo premiados sus caldos en las Exposiciones de París, Bruselas, Viena, Madrid, Berlín, Santander, Nápoles…, con Medallas de Oro, Plata Diploma de Honor, Medalla de Oro, Gran Premio y Medalla de Oro, respectivamente, y en la Exposición de Ciudad Real. Premio de Honor Extraordinario.
DON RAMÓN CARAVANTES
Don Ramón fue un valdepeñero emprendedor-como su padre don Ignacio, fundador de las bodegas- que se adelantó a su tiempo, que era cosechero- exportador y tenía una sucursal en Madrid, en la calle: Atocha, 67, entre otras ciudades españolas, en las que también tenía depósitos de distribución de sus acreditadas marcas: «Trabajo», Constancia» y «Recompensa», entre otras que comercializaba por toda la piel de toro, pero especialmente en Madrid, Gijón, Oviedo, San Sebastián, Bilbao, Santander, Granada…, según nos indica el periódico: «Valdepeñas Industrial», en su edición del uno de agosto de 1910.
SUS BODEGAS
Sus bodegas citadas estaban situadas junto a las vías de la Estación de Ferrocarril de Valdepeñas y las del famoso tren de vía estrecha: «El Trenillo»- todavía queda en pie la Torreta y restos de los fueron sus bodegas-, lo que le permitía el rápido embarque de los pellejos, cubas, bocoyes y fudres… de aquel tinto que fue el que dio fama a Valdepeñas, la Ciudad del Vino, mi patria chica, hasta el extremo de que el gran escritor Alejandro Dumas, dijo: «Era vino de Valdepeñas legítimo, de áspero y excitante sabor. Este vino áspero y espeso que para los buenos bebedores tiene la ventaja de no embriagar».
A este renombrado bodeguero, como a Luis Palacios y tantos otros elaboradores y exportadores del dorado néctar de Baco le dedica un capítulo aparte mi pariente el periodista especializado en vinos, José Luis Martínez, en su imprescindible libro: «La Genealogía de las bodegas en Valdepeñas», que está agotado hace años y que publicó el Ayto. de Valdepeñas, en 2005, tomo primorosamente editado y profusamente ilustrado, que fue impreso en las conocidas: «Gráficas Carrascosa, S.L».
NOTA.
La lámina que ilustra este breve texto la he sacado de mi álbum: «La Mancha Artística e Industrial» (Lujoso álbum de fotografías con un resumen histórico), publicado en 1925 y cuyo editor fue Juan Barrera Gómez. (Casa Velázquez. Sección de ediciones. calle: Velázquez, 6. Sevilla).

Relacionado

Inicia un chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?